La Real se aficiona a los finales de infarto