Higuaín, un futuro muy blanco