El Real Madrid, preparado para las fieras