La Reina y los Príncipes de Asturias celebraron la victoria en el vestuario