Los Reyes no han querido volver a Oriente sin dar regalos a los niños hospitalizados