La Roja fiel a su estilo