De la Rosa y Alguersuari, decepcionados