Stephen Gough, entre el nudismo y la cárcel