Vigilar la temperatura de los alimentos, clave para comer con "seguridad" en fiambreras