La afición, convencida de ganar