Potomanía, la obsesión por beber agua