Los bebé-panda, felices