El cantante de Tokio Hotel confiesa que lleva tres años sin besar a una chica