Una segunda gran bola de fuego cruza la Península en 24 horas