La Universidad de Granada estudia la composición de las rocas del volcán para conocer la evolución de la erupción