Una nueva lengua de lava destruye plataneras a su paso y acaba en el mar