Una colección inédita de fotografías desvela a una Marilyn Monroe más inocente