La Academia de Santa Cecilia quiere repetir en Canarias el éxito de Roma