Almoneda 2011 demuestra que lo antiguo y exclusivo no es sinónimo de caro