Antológica de Chillida revela un artista pleno y maduro que bajó la escultura del pedestal