En Cannes se reparten mucho más que palmas