Daniel Radcliffe sufrió un trastorno obsesivo compulsivo