David Delfín marca la diferencia