Eva Gabrielsson advierte de que Larsson puede convertirse en una industria