La Fundación Gabarrón premia el acierto de Marsé en plasmar la figura del perdedor