El cuerpo de Gary Moore no presentaba signos de violencia