Josep Pons asegura que hay que sacar a la orquesta del foso y subirla al escenario