Kate Moss, una belleza griega de oro en el Museo Británico