Luis Tosar y la ausencia de Polanski calientan los Premios del Cine Europeo