Manel Álvarez lleva a Jerusalén una serie escultórica inspirada en la Biblia