Martín Casillas, de vacaciones en Mykonos