Pamplona, ¡al abordaje!