Ni Platón, ni prozac, David Safier propone carcajadas para los malos tiempos