Rigola convierte la Bienal de teatro de Venecia en un "laboratorio" formativo