Sánchez Arévalo convierte una "comedia de tíos" en su obra "más personal"