El libro digital espera un buen Sant Jordi por el aumento de títulos y de "e-books"