Sólo 11 personas fueron a ver la nueva película de Uma Thurman en su estreno brítánico