The Killers protagonizan un concierto íntimo como aperitivo del Lollapalooza