La canción política que se ha ganado a los fans de Eurovisión