Vargas Llosa, emoción de Nobel