Vitoria, con la boca abierta