Disfrazado de alumbrado, pide una política social real en Vigo