La arquitectura sinuosa de Brasilia inspira la moda carioca para el verano