Las ballenas, de plástico, interactúan con el público y responden al calor