Coordinadores de intimidad: la nueva figura del cine