Un museo dedicado a Hepworth convierte Yorkshire en capital de la escultura