Una exposición reúne a Picasso y Klee, dos artistas de personalidades antitéticas