Una exposición recoge joyas del Rif como reflejo de la convivencia entre culturas