Una exposición busca las claves que hacen de Londres la capital del diseño