Una exposición redescubre a Benito, el pintor que inmortalizó los felices veinte